Esta mañana estaba lloviendo de verdad, y por lo que parecía, no iba a parar de hacerlo durante el resto del día. Que hago?

Le digo a mi hija, mira mira está lloviendo! ¿te pone mamá las botas de agua? Entonces he pensado… irá la mar de contenta pero después de 7 horas de cole como le pueden quedar los pies? Además con esta lluvia no van a salir al recreo.

No me lo he pensado dos veces y le he puesto las zapatillas de deporte. Mi primera sorpresa, al llegar al cole, una de sus amigas toda guapa con sus botas saltando charcos…

Nunca se acierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *